Historia

(Para leer la historia detallada, haga clic aquí)

El Bosque Eterno de los Niños (BEN) pertenece a la Asociación Conservacionista de Monteverde (ACM), una organización de conservación costarricense sin fines de lucro, cuya misión es "conservar, preservar y rehabilitar los ecosistemas tropicales y su biodiversidad".

A lo largo de los 30 años de su historia, la ACM ha promovido la conservación a través de la compra de tierras, educación ambiental, reforestación y restauración de tierras degradadas, el desarrollo sostenible, el ecoturismo y la investigación científica.

Los primeros años

En el 1985, el desarrollo agrícola en la zona de Monteverde amenazaba gran parte del bosque restante de la vertiente Pacífica. Un grupo de miembros de la comunidad identificaron este problema urgente y fundaron la ACM en el 1986. El enfoque de la ACM se cambió rápidamente hacia la vertiente atlántica de la Cordillera Central debido a una crisis de deforestación que amenazaba la Valle de Peñas Blancas. Varios residentes de Monteverde e investigadores canadienses iniciaron una campaña de recaudación de fondos para la compra de tierras para proteger el valle, incluyendo apoyo de World Wildlife Fund en Canadá y los EE.UU, y el canje de deuda por naturaleza.

En el 1987, Sharon Kinsman, una bióloga estadounidense quien había trabajado en Monteverde, viajó a Suecia para hablar de las selvas tropicales. La profesora Eha Kern invitó a Kinsman a dar una presentación a los estudiantes de su escuela primaria. Los estudiantes tuvieron la idea de recaudar dinero para salvar los bosques tropicales, y recaudaron suficiente dinero para comprar seis hectáreas de bosque tropical, en un área colindante con tierras ya compradas por la ACM. Kern y su finado esposo Bernd formaron la organización sueca sin fines de lucro, Barnens Regnskog, en el 1987 para recaudar fondos para la campaña de compra de tierra de la ACM. El terreno adquirido fue llamado Bosque Eterno de los Niños en honor a los cuáqueros quienes habían protegido su cuenca forestal como Bosqueterno, S.A. y las contribuciones de los niños. Entre 1988 y 1992, Barnens Regnskog recaudó $2 millones para la compra de tierras. También obtuvieron apoyo del gobierno sueco (SIDA) para apoyar otros proyectos de la ACM.

Con los años, se establecieron organizaciones hermanas en los Estados Unidos, Reino Unido, Alemania y Japón. Muchos grupos e individuos, de niños y adultos, de más de 44 países de todo el mundo también recaudaron dinero de muchas maneras creativas para ampliar el BEN.

La mayoría de las tierras se compraron entre 1989 y 1993, sin embargo, la compra de tierras y protección ha sido una prioridad en toda la historia de la organización y como resultado, el BEN ha seguido creciendo. Actualmente (2016), el BEN ha crecido a casi 23.000 hectáreas, incluyendo 217 propiedades separadas repartidas en tres provincias (Puntarenas, Guanacaste y Alajuela).

Protección y Mantenimiento

Tan pronto como la ACM adquiría terreno, tenía que protegerla de varias amenazas, y la ACM contrató a su primer guardabosque en el 1987. Actualmente (2016) la ACM tiene 10 personal de mantenimiento y protección para cubrir casi 23.000 hectáreas. Precaristas ya no son un gran problema, pero aún existen serios problemas con la cacería, la tala ilegal de árboles, y la extracción ilegal de fauna y flora, sobre todo en el lado caribeño de BEN. El mantenimiento también es esencial para el BEN, incluyendo mantenimiento y limpieza de las colindancias del BEN y mantenimiento de instalaciones, infraestructura y senderos.

La ACM trabaja en estrecha colaboración con otras organizaciones e individuos, como el SINAC, otras reservas privadas, la fuerza pública, los bomberos, la Cruz Roja, voluntarios COVIRENAS, y los individuos, para llevar a cabo la complicada labor de protección del BEN y sus recursos naturales.

Educación ambiental

La ACM inició su Programa de Educación Ambiental (PEA) en 1986, trabajando en las escuelas locales y llevando a los niños en excursiones al bosque. La meta era asegurar la supervivencia a largo plazo del BEN, por medio de ayudar a las personas en las zonas alrededor del BEN a entender la importancia de protegerla mientras mejoran sus propias prácticas de uso del suelo en las zonas adyacentes. La ACM continúa sus actividades de educación ambiental en Monteverde como un miembro activo de CEAM (Comisión de Educación Ambiental de Monteverde).

En el 2012, una beca de cinco años permitió contractar a un educador ambiental para trabajar con las escuelas de la vertiente caribeña del BEN. Nuestra educadora ambiental trabaja con cerca de 20 escuelas de los alrededores de La Tigra de San Carlos, centrándose en temas como el recurso hídrico, el reciclaje, la biodiversidad, el bienestar animal y la importancia de los humedales.

Reforestación

Desde su inicio en el 1986, la ACM ha estado activa en proyectos de reforestación; de hecho, se han sembrado más de 1,6 millones de árboles en las comunidades que rodean el BEN.

El proyecto “Bosques en Fincas” en los años 90 trabajó con finqueros locales para sembrar árboles nativos, o reforestando partes de sus fincas o bien sembrando árboles nativos como rompevientos. El proyecto fue instrumental en restaurar la conectividad entre parches de bosques en la vertiente Pacífica cerca de Monteverde. Hoy en día esta área forma parte del Corredor Biológico Pajaro Campana.

El programa de reforestación no es tan activa como antes, pero aún se mantiene un pequeño vivero en Finca Steller (La Tigra). Los arboles producidos en este vivero son o sembrados en el mismo BEN, o se venden a vecinos a precio costo para la reforestación de propiedades vecinas.

Pagos de Servicios Ambientales

A principios de la década de 2000, los Pagos de Servicios Ambientales (PSA) surgieron como una forma alternativa de ingresos para la ACM. Los PSA son iniciativas o programas que compensan a los dueños de la tierra por proteger sus bosques y/o rehabilitar áreas degradadas.

En el 2015, aproximadamente 50% del ingreso neto de la ACM vino de PSA. En el caso de la ACM, los PSA son por contratos con el gobierno costarricense (FONAFIFO) o por contratos con empresas hidroeléctricas privadas. Los PSA son una fuente de ingresos importante, pero potencialmente inestable, y la ACM está buscando maneras de diversificar sus ingresos con el fin de asegurar la estabilidad financiera a largo plazo.

Prioridades actuales

La ACM ha identificado las siguientes prioridades inmediatas para donaciones y crecimiento de la organización:

  • Fondo patrimonial. Es un fondo creado para recibir e invertir donaciones específicas, donde solamente se utiliza el 5-10% interés generado por año.
  • Compra y protección de tierra. Donaciones de esta categoría se utilizan de la siguiente manera: 50% compra de tierra; 40% protección (salarios, gastos legales, vehículos, etc.), y 10% para el fondo patrimonial.
  • Educación ambiental. Para cubrir el salario de nuestro educador ambiental a tiempo completo en La Tigra (la beca de 5 años termina en agosto de 2016) y para apoyar excursiones y programas de calidad.
  • El BEN es uno de los laboratorios naturales más increíbles del mundo, pero prácticamente no ha sido estudiado. Donaciones a esta categoría ayudará a promover la investigación en el BEN.
  • General. Para usar donde más se necesita.

Historia por Leslie Burlingame, traducción por Lindsay Stallcup

Historia detallada

  Suscríbase a nuestro boletín
SUSCRÍBASE AL BOLETÍN

Estimado visitante. Por favor, suscrÍbase a nuestro boletín de noticias y estar informado de las últimas noticias, eventos y actualizaciones.

×